Ahorra costes con un PSIM: toda tu seguridad en un solo sitio

Persona maneja un PSIM

El ahorro de costes es el sueño dorado de cualquier Departamento Financiero. Hoy, la tecnología nos permite invertir menos en seguridad, con lo que los responsables del dinero dormirán más tranquilos.

Podemos proveer de esa calma gracias al uso de lo que viene a conocerse como PSIM. PSIM es el acrónimo en inglés de Physical Security Information Management; es decir, gestión de la información de la seguridad física.

Se trata de integrar en un solo software cualquier señal (información) que tengamos. En nuestro sector y como casos más obvios, hablamos de detección de movimiento en una alarma, entradas y salidas en un control de accesos, avisos de incendio, etc.

El PSIM se nutre de la información que constantemente le va llegando. Como haría una persona, detectará una situación crítica y le otorgará un nivel de importancia. Ya será trabajo de un operario verificar que eso sea así, tomar una decisión y actuar en consecuencia.

Por ejemplo, el PSIM puede detectar una intrusión en un edificio y seguir la pista al extraño, mediante los sensores de alarma. Entonces, el sistema advertirá al operario de una entrada no deseada. El empleado comprobará que es así, se lo confirmará y el ordenador le propondrá aislar al intruso cerrando un sector del edificio.

Esto no es una película de ciencia ficción. Esto ya puede hacerse y es revolucionario para quien no lo conoce. Estamos hablando de que se puede prescindir de un cuerpo de vigilantes que haga rondas por todo el complejo.

Nos encontramos frente a un nuevo concepto, en el que ya es posible, incluso, aumentar las medidas de seguridad, sin tener que invertir en más personal.

Visto lo que puede hacerse, ¿qué requisitos debe tener un PSIM, para cumplir con su función? Básicamente, cinco cosas:

  • Se necesita un software independiente de los dispositivos, que entienda cualquier señal que reciba; da igual la marca. El objetivo es que nada se escape a su control.
  • El software debe poder cruzar los datos para dar un diagnóstico certero y proponer el nivel de prioridad. Esto es fundamental, ya que no se trata únicamente de recibir información, sino de ponerla en contexto de forma inteligente.
  • El software tiene que mostrar los datos de manera amigable e intuitiva, para que el operador tome una decisión rápida y correctamente. La persona que está delante no tiene que entretenerse en mirar o tratar de comprender la situación. Tiene que actuar y hay que ponérselo fácil.
  • El software tiene que guiar al operador, tras su decisión, con los protocolos que se hayan establecido previamente. Esto evita el “y ahora qué hago”. Sólo tiene que seguir las instrucciones.
  • El software tiene que generar informes. Esto no sólo sirve para tener un historial. Sirve para cosas como detectar fallos en los protocolos, mejorar procedimientos, depurar el propio sistema, etc.

Por otra parte, en un PSIM es posible insertar otro tipo de señales que no son estrictamente de seguridad. Por ejemplo, el aviso de que se está acabando el combustible en una gasolinera, de que se ha atascado un expendedor de comida o de que está fallando un router.

Por tanto, es posible realizar la gestión operativa de un negocio sin tener que estar encima de algunas cosas.

Como ves, se abre un nuevo mundo de posibilidades. En BATIC ya las conocemos, por nuestra experiencia en haber realizado varias instalaciones de PSIM.