Cámaras ocultas: cuándo pueden usarse

Cámara espía en funcionamiento

Una de las cosas que nos soléis pedir es que coloquemos cámaras ocultas.

Instalar una cámara de tipo espía sin más es ilegal, de entrada. Esto es porque la ley y la justicia presuponen que se vulnera el derecho a la intimidad de las personas. E incluso, dado el caso, se puede entender que se comete un delito de revelación de secretos.

Ahora bien, puede hacerse respetando la legalidad.

Cámara oculta: cuándo es legal

Lo que es ilegal es grabar sin informar a la gente de que va a ser grabada.

Cámara oculta como si fuera un detector de movimiento
Cámara camuflada en lo que parece ser un simple detector de movimiento. Incluso se enciende la luz.

Esto sólo podemos legalizarlo cuando hay una investigación oficial en marcha. Es decir, cuando tengas un detective contratado o bien se te autorice judicialmente.

La manera más rápida de tener esa investigación es que contrates al detective. Este profesional está habilitado para captar imágenes sin permiso de la persona que es objeto de las grabaciones. Aunque también debes asesorate antes con un abogado, porque te dirá si realmente puedes hacerlo en tu caso concreto.

Probablemente, el abogado te dirá que debe haber una razón de peso para poder iniciar esa investigación. Debes tener indicios muy fuertes o estar muy seguro de que lo que quieres grabar es lo suficientemente grave. Por ejemplo, el robo constante de dinero de la caja registradora.

También debe ser la única manera viable de probar bien los hechos. Además, la finalidad debe ser pillar a alguien con las manos en la masa. Esto ocurre en el caso de la caja registradora. En nuestro ejemplo, sin embargo, es probable que necesites del apoyo de testigos que puedan corroborar que esas imágenes prueban que los robos suceden a menudo.

Asimismo debes actuar proporcionalmente. Por ejemplo, grabar con cámara espía en un vestuario, donde la gente se desnuda, invade tanto la privacidad de las personas, que es una acción desproporcionada.

Y finalmente, el trabajo del detective debe estar limitado en el tiempo. Debe llevarse a cabo en un tiempo prudencial. Es decir, el profesional no puede estar esperando eternamente. Tampoco es admisible que la cámara esté activa indefinidamente, hasta que pase algo.


Captar sonido con un sistema de videovigilancia no está permitido. Se entiende que las conversaciones captadas, aunque sean en el trabajo, pueden revelar datos personales muy delicados: qué ideología tiene esa persona, dar a conocer detalles íntimos, revelar qué opina de los jefes, etc.

¿Cuándo és válida una cámara oculta como prueba judicial?

Cámara espía
Esta camarita se esconde en cualquier lugar. Y es de las grandes: aún pueden ser más pequeñas.

Si has llevado a cabo una investigación oficial, ahora queda que el juez admita las imágenes de la cámara como prueba.

Lo primero que mirará es que no se haya atentado contra las libertades y derechos fundamentales. Con el detective, esto prácticamente lo tendremos salvado.

Luego se fijará en si, efectivamente, era la única manera y más evidente de demostrar la conducta delictiva.

Y finalmente, revisará si lo que se ve en el vídeo no tiene discusión y está muy claro lo que hace la persona grabada.

Todo esto como poco, a espera de que el juez pueda tener otros criterios profesionales distintos.

Cámaras de seguridad en comunidades de vecinos

Cámaras en comunidadesd de vecinos

Algunos clientes nos preguntan con frecuencia si instalamos cámaras de seguridad en comunidades de vecinos: edificios, aparcamientos o garages, piscinas comunitarias, ascensores, etc. La respuesta es afirmativa. Sucede que a veces nos informan de sus intenciones y les contestamos que sólo son válidas las alternativas legales.

Pero claro que sí: es posible tener en tu comunidad un sistema de videovigilancia. Sólo hay que tener en cuenta los dos aspectos más importantes para hacerlo todo como toca:

Videovigilancia: usos legales

El principio básico de una instalación hecha para una comunidad de propietarios es que sólo debe afectar a las llamadas zonas comunes. Luego dentro de casa de cada uno se puede hacer lo que se quiera, como es natural; aunque hay casos especiales que luego trataremos.

¿Te gustaría que alguien te espiara? ¿Verdad que no? Por ese motivo, la ley impide que enfoquemos allá donde haya puertas o ventanas. Por eso no podemos considerar las fachadas que tengan oberturas interiores de viviendas como zonas comunes. O bien en vuestra piscina comunitaria, deberíamos prescindir de apuntar a los vestuarios, servicios, etc.

Además, como regla general y como toda instalación de videovigilancia, el sistema debe:

  • Estar registrado en la Agencia Española de Protección de Datos
  • Informar de su presencia a la gente que es captada por las cámaras
  • Informar a la gente que es captada por las cámaras dónde puede acudir para ejercer sus derechos

Sobre esto último, no quites los letreros aunque pienses que rompen la estética. No vale cambiar los colores. Tiene que ser visible y destacar para que nadie pueda alegar que está escondido o es difícil de localizar.

Además, la comunidad es responsable de lo que se haga con las imágenes. No se pueden usar a la ligera. Esto incluye cosas como el chafardeo, conocer por qué alguien hace determinada cosa, etc.

Puede que en vuestro vecindario queráis pillar a esas personas que están haciendo difícil la convivencia. Nos pedís una cámara oculta porque no queréis disuadirle sino pillarle con las manos en la masa. La mala noticia es que si lo hacéis así, no estaréis cubiertos legalmente y esto os puede acarrear graves problemas legales. Para evitarlo, cubríos las espaldas con una investigación oficial o bien a través de un detective privado.

Muchos tendréis esa zona rara que no acaba de ser tu casa del todo porque la comunidad puede acceder a ella si lo necesita. Es un caso bastante común, por ejemplo, en algunas terrazas de primeros pisos o en plazas (rallas) de garaje. Como sabrás, se llaman zonas comunes de uso privativo. En estos casos, deberás solicitar permiso a la Junta de Propietarios y hacerte cargo de la inscripción en Protección de Datos. Esto es porque puede que accidentalmente tenga que salir algún acceso comunitario o alguna plaza de aparcamiento colindante.

El caso es que si algo común o alguna persona puede salir de refilón, hay que solicitar el permiso y hacerse cargo de dicho registro. Esto se aplica especialmente a particulares que quieren captar la puerta de su casa desde fuera de la misma. Ojo: esto no se aplica a casas particulares o de pueblo que dan directamente a la calle, porque eso es otro asunto que no trataremos aquí.

Si quieres colocar una cámara de seguridad en un ascensor, sólo deberemos colocar un cartel informador.

Videovigilancia en zonas comunes: pasos para autorizarla e instalarla

Ahora que ya tenemos una idea de los usos legales, sólo nos falta cumplimentar los oportunos trámites. Como todo lo que afecta a las zonas comunes, una instalación de videovigilancia tiene que pasar por la Junta de Propietarios. El procedimiento ideal es éste:

  1. Que la Junta autorice la existencia de videovigilancia en sus dominios
  2. Registrar las cámaras en la Agencia Española de Protección de Datos
  3. Encomendar los trabajos a una empresa especializada
  4. Que la empresa haga la instalación conforme a normativa
  5. Colocación de las placas LOPD

Ahora ya sabes cómo usar las cámaras para el fin que te propongas. Esperamos que te haya servido. Si te quedan dudas, contacta con nosotros.

Cómo funciona un sistema de cámaras de seguridad

Son muchos los clientes que antes de contratar nos preguntan cómo funciona la videovigilancia. En este artículo os vamos a hablar exclusivamente de la parte técnica: la instalación en sí.

Un sistema básico de seguridad con cámaras conlleva:

  • Cámaras
  • Grabadores
  • Cables

Las cámaras

Una cámara de seguridad es el elemento principal de cualquier instalación porque es lo que capta lo que pretendemos ver.

Cámara domo
Cámara de tipo domo, típica en las instalaciones de videovigilancia.

Las hay de muchas clases, pero en BATIC sólo trabajamos con las que dan una gran calidad de detalle en las imágenes. Esto es posible gracias a la tecnología de alta definición, que actualmente está en lo que se llama 4K.

Las cámaras se suelen colocar en lugares de difícil acceso para evitar sabotajes pero a la vez que estén en un ángulo que permita captar lo que se quiera. Ten en cuenta que tu necesidad puede ser diferente de la de cualquier otra empresa.

El grabador

El grabador es un pequeño ordenador que centraliza las cámaras de seguridad para poder visualizar las imágenes en directo y que también las almacena para poder verlas después.

Grabador para cámaras de seguridad
El grabador tiene el aspecto de un reproductor de DVD.

Los grabadores admiten un número máximo de cámaras —o canales—, que suele ser un múltiplo de 4. Es decir, pueden gestionar un límite de:

  • 4 cámaras
  • 8 cámaras
  • 16 cámaras
  • 32 cámaras

Esto significa, por ejemplo, que si nuestra instalación es de 5 cámaras, necesitaremos un grabador de 8 canales. Que sobren canales no es un problema. En realidad, es un beneficio a largo plazo: en nuestro ejemplo te prepara para ampliar hasta la octava cámara.
En BATIC desaconsejamos el uso de grabadores de 32 canales —y de hecho instalaríamos dos de 16— porque su tecnología aún está por perfeccionar.

El grabador va sustituyendo las imágenes antiguas por las nuevas automáticamente —a lo que se llama machacar las imágenes—. Ese intervalo de tiempo va en función de la calidad de las imágenes y de la capacidad del disco duro: a mayor detalle y menor capacidad, las grabaciones se guardan durante menos días. Para que te hagas una idea, con un detalle aceptable y con un disco de 1 terabyte se preserva más o menos el último mes, contando desde el segundo actual hacia atrás.

Podemos acceder al grabador a través de una aplicación en cualquier dispositivo (móvil, tableta o PC). El requisito es que haya una red local, internet o las dos cosas. En caso de hacerlo desde internet, se puede hacer. Eso sí: siempre que tengamos cobertura y ancho de banda de internet suficientes. Piensa que los vídeos producen muchos datos y que tienen que poder llegarnos fácil y rápidamente.

Si no hay internet ni red local, se puede enchufar al grabador un monitor. Habitualmente, esto lo hacen quienes quieren ver el directo —por ejemplo, el dueño de un supermercado que quiere verlo todo mientras está en caja–.

También se puede conectar al grabador un sistema de alarma e incluso micrófonos. Escribiremos un artículo sobre los micrófonos porque en España es ilegal que los asocies a la videovigilancia.

Los cables

De nada sirve todo lo anterior si no va interconectado. La conexión se puede hacer con cables y, de hecho, es la que recomendamos. Aunque puede hacerse inalámbricamente, esta solución puede dar problemas, ya que cualquier wifi de los alrededores puede impedir el correcto funcionamiento de la videovigilancia, debido a interferencias.

Hay dos tipos de cables:

  • Suministro eléctrico
  • Datos

Tanto las cámaras como el grabador necesitan estar conectadas a la corriente eléctrica de manera directa. Es decir, las cámaras no pueden alimentarse del grabador. Lo hacen, además, con unos transformadores especiales para ellas.

En cambio, la conexión de datos de vídeo funciona de otra manera: son las cámaras las que deben ir conectadas al grabador. Luego, éste debe ir conectado al router de internet.

Todo cableado va siempre metido dentro de canaletas o tubos para impedir el vandalismo, cuando es poco viable pasar los cables por la acometida interior de las paredes. En estos casos, se aprovecha cualquier falso techo.

La instalación

Parece sencillo hacer una instalación, pero lo es en realidad para quien lo hace todos los días. Esto es porque hay otro tipo de circunstancias:

  • tiempo para hacerla
  • formación
  • ser hábil
  • tener en cuenta los riesgos laborales
  • qué tipo de materiales usar
  • con qué calidades trabajar
  • cuáles son la mejores ubicaciones
  • qué partes de un local o nave deben ser excluidos como zona de instalación

En el caso de BATIC, nuestras instalaciones llevan una pequeña formación de uso para que puedas sacar el máximo provecho a tu sistema de videovigilancia. Sólo tendrás que preocuparte de usarlo.